FANDOM


La chica que tienes que ser
5
Número de episodio 5
Temporada 1
Número total 5
Título en Teremedó La noya ke ṭens ke sé
Título en Portugal A rapariga que tens de ser
Data de estreno 25 de enero del 2015
Lista de episodios
anterior
Sigue tu modo
siguiente
Ya que eres única
Cosas de Hermanas

La chica que tienes que ser es el episodio 5 de la temporada 1 de la serie Cosas de Hermanas y el episodio 5 en total. Se estrenó el 25 de enero del 2015.

Argumento Editar

El episodio empieza en una piscina del edificio Casa del Agua, donde la clase de Kimberly está haciendo una excursión de natación. Kimberly salta al agua y su amiga espera, y Kimberly hace deprisa 12 vueltas en la piscina en pocos segundos. La amiga de Kimberly le dice que a lo mejor puede ir más despacio, y Kimberly dice que acepta, y ahora nadan juntas despacio. Kimberly le preguntará a la profesora si le puede decir la hora, y sale del agua. La amiga de Kimberly está observando a su amiga, y luego se pone a nadar. Kimberly se acerca a la profesora y le dice: “¿Qué horas son?” y la profesora responde: “Quedan 20 minutos para las 12 horas, cuando la clase terminará. Pero aún tienes tiempo de nadar un poco más”.

Kimberly vuelve al agua, y ve que su amiga está pensando en alguna cosa. Entonces le pregunta lo que se pasa, y la amiga dice que no se pasa nada. Kimberly le dice que se conocen y sabe que está ocultando alguna cosa, y sucede siempre que van a la piscina. Entonces la amiga dice: “Todo tu cuerpo es oscuro, tu piel…” y Kimberly queda sin saber lo que hacer. La amiga dice que si está preocupada por ser diferente de las demás personas y no ser “la muchacha que tiene que ser”, y Kimberly dice que está acostumbrada por esto. La amiga le pregunta si a lo mejor le molesta ser diferente, y Kimberly dice que no. Kimberly se pone a nadar y empieza a recordar cuando en la inauguración de la nave FEF 09 unas personas pensaban que ella y Karla eran de la Tierra.

La excursión de la piscina acaba, y Kimberly sube al autobús para volver a la escuela. Y en la escuela, Kimberly se encuentra con Karla y las dos van hacia su casa. En el camino, Kimberly pregunta a Karla si alguna vez ha pensado que ellas dos son diferentes de las demás personas por su color de piel, y Karla dice que no. Cuando las dos llegan a casa, Kimberly le pregunta a sus padres por qué ellas son diferentes y sus padres no, y su padre responde: “Vosotras sois diferentes en el color por alguna razón desconocida, pero sois teremedosianas como los demás. Por eso, no tenéis que preocuparos. Si tuviereis problemas y alguien os molesta en esto, decídmelo a nosotros”. Kimberly responde: “Gracias, pero esto no tiene nada que ver con vosotros ni con tener problemas”. Su padre responde: “Como quisieres”.

Al día siguiente, Kimberly está en una clase de hipnotismo y fusión mental con su amiga, pero Kimberly está teniendo dificultades para concentrarse. La profesora dice a los alumnos para pasar un mensaje mediante la fusión mental, y Kimberly no consigue realizar esta tarea porque está pensando en una cosa diferente. Entonces, la profesora le pregunta a Kimberly lo que está pasando, y Kimberly no quiere responder. La amiga de Kimberly le pregunta si está pensando en lo que le dijo en la piscina, pero Kimberly no quiere hablar de esto. Kimberly pide a la profesora para dejar la clase, ya que no está concentrada para la fusión mental y a lo mejor ella es un problema para hacer bien la clase. La profesora acepta, y Kimberly sale de la clase.

Kimberly se encuentra con Karla, y Karla le pregunta lo que se está pasando. Kimberly responde que tienen un problema, y se mirará unos registros de su pasado con el objeto proyector de hologramas para hacerse invisible. Karla dice que la acompañará. Las dos muchachas salen de la escuela y van a su casa, y Kimberly dice a sus padres que ha olvidado coger una cosa. Kimberly coge el objeto proyector de hologramas y las dos muchachas salen de casa, y sus padres no saben lo que ellas están planeando. Las dos muchachas van hasta el ayuntamiento de Bàrcinon que se encuentra en el mismo edificio que la escuela, pero a partir del piso 50. Kimberly y Karla se hacen invisibles y Kimberly empieza a mirar el registro de sus nacimientos.

Kimberly y Karla descubren una cosa muy sorprendente, pero sin querer Karla da un golpe al objeto que las hace invisibles y aparecen, y son vistas por las pantallas de los guardias de seguridad. Los guardias llegan a la sala del registro de los ciudadanos y encuentran a las dos muchachas, las cogen y las llevan hasta otra sala donde les preguntan lo que hacían en el registro de los ciudadanos, lo que querían y cómo es que habían entrado en el ayuntamiento sin ser vistas. Las dos muchachas no saben lo que decir, y los guardias de seguridad les informarán a sus padres de la intrusión. Kimberly dice que se han metido en un buen lío, y no saben lo que les dirán sus padres. Karla dice que ellos también tienen una cosa que deberían haber explicado antes.

Los padres de Kimberly y Karla llegan al ayuntamiento, y los guardias les explican lo que sus hijas han hecho. Los padres les preguntan a los guardias si pueden hablar con ellas, y los guardias dicen que las saquen del ayuntamiento y que no vuelvan a meterse en asuntos privados. Los padres encuentran a sus hijas y los cuatro salen del ayuntamiento, y el padre pregunta a sus hijas por qué se han metido en el ayuntamiento sin permiso. Kimberly dice que quería mirar el registro de sus nacimientos, y ha descubierto una cosa que sus padres no les habían contado: Kimberly y Karla tienen un ADN diferente a sus padres, a pesar de haberse formado en el útero de su madre, y el ADN no corresponde a un teremedosiano.

Kimberly pregunta si su ADN corresponde a un humano, y su padre dice que tampoco, parece una mezcla imposible de un ADN humano con unas características teremedosianas muy fuertes, que les producen tener grandes poderes. Kimberly pregunta si es un caso de híbridos, y su padre dice que en el caso que fuesen híbridos su ADN sería mitad humano y mitad teremedosiano, pero no es así, su ADN es humano pero tienen unas características en el ADN que producen los órganos fuente de sus poderes teremedosianos, y sus poderes son de los más fuertes conocidos. Pero su padre dice a sus hijas que tienen que vivir una vida normal de teremedosianas, y su ADN diferente no tiene que ser un problema para ellas. Las muchachas dicen que lo entienden.

Unos días más tarde, Kimberly vuelve a tener clase de hipnotismo y fusión mental. La profesora pregunta a Kimberly si está preparada para hacer la clase, y Kimberly dice que ahora ya está otra vez concentrada. La profesora le dice que va a empezar la clase, y han de pasar una imagen por la fusión mental al compañero y luego el compañero ha de dibujar la imagen recibida. Kimberly y su amiga hacen la fusión mental como toda la clase, y Kimberly pasa una imagen a su amiga. La amiga dibuja la imagen que le ha pasado Kimberly, que es una piscina. La amiga dice: “¿Una piscina?” y Kimberly dice: “¿Quieres ir conmigo a la piscina este sábado? Para ver una muchacha teremedosiana que es como ha de ser”. La amiga ríe y acepta.

El sábado, en la piscina están Kimberly, Karla y la amiga de Kimberly. Kimberly dice a las otras dos muchachas para saltar a la piscina y ver quién es la más rápida, y Karla y la amiga de Kimberly dicen que están de acuerdo. Las tres muchachas saltan a la piscina, y empiezan a hacer la competición. La primera en llegar es Kimberly, la segunda es Karla y la tercera es la amiga. La amiga dice que ellas son más rápidas y la ganarán siempre, y Kimberly dice que en otras cosas gana ella. Kimberly, su amiga y Karla siguen nadando en la piscina, y esta vez más despacio. Kimberly dice a su amiga que si quisiere, podrá ir más despacio, pero ha de tener en cuenta que si hiciere esto, la estará dejando ganar. Las tres muchachas ríen, y termina el episodio.